loader image

Octubre: Mes de lucha contra el Cáncer de mama

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Educación para la salud

Dr. Raúl Alchapar, Médico Ginecólogo

Es necesario lograr un equilibrio entre la prevención de la infección por coronavirus y las consecuencias que pueden derivarse de la falta de consultas preventivas de las mujeres sanas, así como la falta de control de las pacientes sintomáticas o ya tratadas por cáncer de mama.

Entendemos que la demora excesiva en las consultas puede acarrear riesgos mayores a los que pretende aliviar. Es por eso que sugerimos a quienes hayan retrasado sus controles, retomar los mismos de manera de no perder  la posibilidad de la detección oportuna de las patologías de mama.

Dado que la situación epidemiológica es disímil en distintos puntos del país, esta sugerencia aplica a las localidades con una dinámica de estabilidad del número de casos o con tendencia a la baja, mientras que deberá considerarse  un enfoque más conservador en los puntos del país en los que se está dando un aumento del número de casos de COVID -19.

Actualmente la consulta médica programada, así como la atención en los centros de diagnóstico se encuentra habilitada, incluyendo la atención  para controles de rutina. Es de destacarse que en los consultorios y centros de diagnóstico se toman múltiples medidas para disminuir el riesgo de contagio, a saber:

  • Confección y entrega en forma virtual de recetas y  órdenes para estudios por imágenes.
  • Consultas presenciales mediante turnos programados y espaciados en el tiempo.
  • Recomendación de concurrir a la consulta con puntualidad (no después, pero tampoco antes del horario asignado) para que la sala de espera se mantenga con pocos pacientes.
  • Concurrencia sin acompañante o limitado a un solo familiar, según el caso.
  • Utilización de barbijo casero y distanciamiento social por parte del equipo de salud.
  • Mantenimiento de una distancia de 1,5 metros durante la consulta, excepto en el momento de la revisación.
  • Desinfección de superficies al retirarse el paciente.

Todas las medidas tienden a que los beneficios de realizar la consulta con el mastólogo  sean mayores que los eventuales riesgos.

Así como la situación epidemiológica es cambiante, estas recomendaciones son dinámicas y también podrán tener sus modificaciones correspondientes en el futuro.